Historia

Nintendo 64 y el problema económico de los cartuchos

También conocida como N64, no cabe que la Nintendo 64 ha sido una de las consolas que más éxito ha cosechado de las creadas por la empresa nipona Nintendo ¿Qué gamer que se respete puede decir que no ha jugado al menos un juego de la N64? Absolutamente ninguno, pues fue en esa consola donde sagas como Mario Bros o The Legend Of Zelda se coronaron como juegos de alta jerarquía y pasaron al olimpo de los videojuegos. Además, por los logros gráficos que la N64 consiguió con respecto a su predecesora sagas como Super Smash Bros emergieron y se posicionaron desde ese momento en las listas de los mejores videojuegos y los más vendidos de la historia.

Decir en estos momentos que la Nintendo 64 fue un total fracaso en el mundo de los videojuegos sería un completo desvarío y, si no, pregúntenselo a los ejecutivos de Nintendo, que obtuvieron el rédito necesario para continuar con la dinastía de consolas de excelencia integrada por la Nintendo Game Cube, Nintendo Wii y ahora la Nintendo Switch. No obstante, en este artículo quisiera destacar algo que pocos conocen acerca de la N64 y que impidió que la legendaria consola tuviera más éxito del que realmente tuvo… ¿o no?

Así es, si en retrospectiva notaste que el catálogo de videojuegos totales lanzados para la N64 es bastante corto, no te equivocas. Y es que la cantidad de videojuegos lanzados para esta consola estuvo limitada por los costosos gastos que implicaba crear los cartuchos compatibles para esta consola. Incluso, muchas desarrolladoras de videojuegos sufrieron importantes pérdidas económicas por culpa del formato cartridge (“cartucho” en español) y, por supuesto, de la mala calidad del juego lanzado.

En definitiva, lanzar videojuegos para la N64 era todo un riesgo económico y muy pocas empresas se atrevían a adentrarse en ese mercado, pues la mayoría prefería lanzar videojuegos para el formato disco de la consola Playstation 1 que era notablemente más barato y no existía tanto riesgo de pérdidas económicas. Y así continuaron las desarrolladoras y distribuidoras de videojuegos prefiriendo el económico formato disco de la consola Playstation 2 de la SONY, lo cual permitió que sea esa la consola con el catálogo de juegos más amplio de la historia. En contraste, la N64 con sus cartuchos quedó huérfana de videojuegos, teniendo como único padre a la Nintendo que no claudicó y siguió lanzando videojuegos eximios para ella.

De esa forma, la Nintendo 64 consiguió un catálogo de videojuegos, pero con una calidad verdaderamente superlativa, pues si te atrevías a lanzar un juego para la N64 debería ser lo suficientemente bueno para que las personas lo compren, a pesar de lo caro, y tú empresa pueda obtener renta de él. Así, la N64 cosechó una lista de videojuegos realmente de altísima calidad que sólo la Playstation 2 puede igualar. Eso sí, la calidad siempre fue superior a la cantidad en la N64, mientras que en la Playstation 2 no.

Standard