Historia

Los emuladores de Nintendo 64

Los emuladores de Nintendo 64 están permitiendo en nuestros días disfrutar de aquellos juegos del pasado a esos aficionados a la consola que aún guardan nostalgia de los días felices. Así, es posible convertir las computadoras actuales en una especie de sucedáneo de la Nintendo 64, gracias a una serie de emuladores que recrean el universo que en su día hiciera triunfar a Nintendo.

Emuladores como Project64 v1.6 dejan al jugador acercarse al pasado. Y es que Internet permite en estos días al usuario descargarse cualquier tipo de cosa, y una de ellas son los emuladores. Es cierto que se puede jugar directamente a videojuegos de Nintendo en portales de la Red, pero los emuladores van más allá y hacen que el ordenador haga las funciones que lustros atrás hacía la Nintendo 64.

Mediante una serie de emuladores relativos a los diferentes juegos que queramos tener en nuestra computadora, Internet nos sumerge en el mundo de los videojuegos sin necesidad de insertar ningún cartucho. Lejos quedan ya los lamentos de esos fans de Nintendo 64 a los que, por el paso del tiempo y el desgaste de los años, se les había estropeado esa consola que habían cuidado con tanto mimo.

Los cartuchos con los años se han estropeado, los botones de los mandos han dejado de funcionar por el abusivo uso, las televisiones han dificultado que el cableado sea compatible… Frente a todas estas adversidades, los emuladores nos permiten, de una manera ágil y extremadamente fácil, volver a disfrutar de los míticos juegos de la infancia que pertenecían a la Nintendo 64.

Así, sólo basta con descargarse el emulador de Zelda Ocarina of Time para disfrutar de nuevo de lo mejor de Zelda, o hacerse con el emulador de Super Mario 64 para hartarse de teclear con la intención de salvar la vida de Mario y de rescatar de una vez por todas a nuestra amada princesa en el último castillo.

Standard
Historia, Juegos

Pokémon Stadium

Pokémon Stadium supuso un punto de inflexión en la N64. Basado en el género de estrategia, este videojuego revolucionó el mercado y la forma de concebir el mundo de las consolas al borde del nuevo milenio. Eran tiempos en los que Nintendo 64 apostaba deliberadamente por las tres dimensiones y por dejar atrás la alargada sombra de Super Mario Bros.

Fue en la primavera del año 2000 cuando por fin llegó a Europa el fenómeno de Pokémon Stadium, que permitía desarrollar una serie combates en 3D con los miembros de Pokémon como protagonistas. Ahí sin duda reside otro de los grandes secretos del éxito de Nintendo 64 y de Pokémon Stadium, en la habilidad para crear personajes con un gran carisma, con un gran misterio y capaces de despertar en el jugador una pronta empatía.

Las imágenes de Pokémon Stadium mejoraban todo lo que se conocía con anterioridad. Además, la forma de jugar a la consola también cambiaba. Ya no hacía falta saltar, correr y padecer el abismo de la eliminación y la pérdida de vidas de los personajes de las dos dimensiones; ahora era el turno de pensar, de estudiar las debilidades del enemigo y potenciar las habilidades propias, de elegir qué ataque podría hacer más daño al rival para ganar la partida.

El entretenimiento ligero había quedado atrás a favor de un nuevo perfil de diversión más centrado en la estrategia y en el profundo conocimiento de los distintos personajes de Pokémon. Era el momento de soñar con las habilidades de agua, de fuego, de aire, de tierra. De mimar a cada Pokémon como si fuera de la familia; si perdíamos la partida, el dolor del jugador aumentaba por el fracaso de nuestros queridos Pokémon. Otra genialidad fue la opción de transferir Pokémons desde las ediciones Rojo, Azul y Amarillo. GameBoy y Nintendo 64 estaban más unidas que nunca bajo el abrazo triunfal de Nintendo y en el escenario brillante de Pokémon Stadium.

Standard
Historia

Nintendo 64, generacion de jugones

Nintendo 64 marcó un antes y un después para toda una generación de jugones que se inició en el terreno de los videojuegos. Muchos de los jugadores habituales de esta consola, que en la actualidad están por encima de los treinta años, presumen incluso de que la personalidad que hoy tienen está en parte forjada por las horas de entretenimiento y de pensamiento ante la pantalla.

Y es que Nintendo 64 fue como una especie de religión que creó un universo muy particular al que se engancharon millones de personas. Con los hermanos Mario y Luigi como bandera de la marca, Nintendo fue desarrollando una manera muy particular de entretener y de crear videojuegos; con estos personajes como eje, encontramos apuestas como Super, Mario Party, Mario Kart 64, Super Mario 64…

n64Para el recuerdo quedan también juegos de Nintendo 64 como Legend of Cerrajeros Majadahonda, Banjo-Kazooie, Banjo-Tooie, Golden Eye, F-Zero u Ocarina of Time. Todo buen jugador de esta consola que se precie conserva aún en su casa los famosos cartuchos que había que insertar para la pantalla nos sumergiera en la fantasía y la diversión de Nintendo 64.

En la retina queda también aquella pistola con la que, por medio de un sistema a distancia totalmente revolucionario para la época, se podían matar partos en el Duck Hunt, o vaqueros en el Gunman. Si por algo se caracterizó Nintendo 64 fue por la constante apuesta de innovar y de llevar a sus fieles diferentes ofertas. Donkey Kong 64 fue otro de los lanzamientos rotundos de la marca.

Se podía conducir una bicicleta en el Excitebike, se podía soñar con el Star Wars desatascos Valencia, se podía combatir en las mismísimas entrañas de una guerra con el Contra, se podía conducir un vehículo en el Diddy Kong Racing…

Y tras el impacto que causaron, en primer lugar, los juegos de plataforma inspirados en la temática de Mario y, en segundo lugar, los juegos relativos a Zelda, con Pokémon llegó la revolución definitiva.

Standard