Historia

Origen del Nintendo 64

Los orígenes de esta consola son un poco complicados de analizar, por cuanto se tardó muchísimos años en llegar al mercado, siendo esto un foco para críticas negativas. La verdad es que en el 93 Nintendo anunció que tendrían una consola revolucionaria que contaría con un impresionante sistema, el cual contaría con un número de bits muy impresionante, por cuanto tenían 64 bits, que les daba una estrategia de marketing envidiable. Asimismo, en ese primer anuncio, la compañía nipona especificó que Silicon Graphics les ayudaría a diseñar el hardware de la consola.

“Project Reality” fue la primera denominación que tuvo este proyecto (menos mal no decidieron lanzar la consola bajo este nombre) y se cambió en el 94, cuando la pasaron a llamar “Ultra 64” en el CES de ese año que se celebró en Chicago. Sin embargo, pasó a llamarse “Nintendo 64” al año siguiente. Nintendo tenía una política que dejaba mucho que desear respecto a la prensa, por cuanto ofrecía escasa información respecto de su consola, recibiendo críticas numerosas por esta escandalosa cadena de retrasos.

La respuesta de esta empresa para el constante retraso respecto al lanzamiento de la consola consistía en dar a los jugadores de la Super Nintendo unos regalos, como la saga del Donkey Kong, o el lanzamiento de un Chip SFX de segunda generación. Finalmente, el Nintendo 64 estuvo en venta a mediados de 1996 empezando su venta en Japón, y vendiéndose luego en Estados Unidos, ese año. Llegando a España hasta marzo del siguiente año. Lo escandaloso de esta situación, y que le costó muchos clientes a Nintendo, es que la Playstation ya tenía dos años en venta. Por otro lado, el hardware no cumplía con lo prometido por Nintendo, y recibió durísimas críticas por no utilizar CDs sino cartuchos para los juegos. Sin embargo, esta consola llegó a convertirse en una de las más preciadas en la historia de las consolas de video juegos, teniendo además unos juegos como Mario 64 o Zelda, que son considerados de los mejores de la historia.

Standard