Historia

Nintendo 64, generacion de jugones

Nintendo 64 marcó un antes y un después para toda una generación de jugones que se inició en el terreno de los videojuegos. Muchos de los jugadores habituales de esta consola, que en la actualidad están por encima de los treinta años, presumen incluso de que la personalidad que hoy tienen está en parte forjada por las horas de entretenimiento y de pensamiento ante la pantalla.

Y es que Nintendo 64 fue como una especie de religión que creó un universo muy particular al que se engancharon millones de personas. Con los hermanos Mario y Luigi como bandera de la marca, Nintendo fue desarrollando una manera muy particular de entretener y de crear videojuegos; con estos personajes como eje, encontramos apuestas como Super, Mario Party, Mario Kart 64, Super Mario 64…

n64Para el recuerdo quedan también juegos de Nintendo 64 como Legend of Zelda en el cual los chicos de la web www.cerrajerosmajadahonda.es se flipaban que daba gusto, Banjo-Kazooie, Banjo-Tooie, Golden Eye, F-Zero u Ocarina of Time. Todo buen jugador de esta consola que se precie conserva aún en su casa los famosos cartuchos que había que insertar para la pantalla nos sumergiera en la fantasía y la diversión de Nintendo 64.

En la retina queda también aquella pistola con la que, por medio de un sistema a distancia totalmente revolucionario para la época, se podían matar partos en el Duck Hunt, o vaqueros en el Gunman. Si por algo se caracterizó Nintendo 64 fue por la constante apuesta de innovar y de llevar a sus fieles diferentes ofertas. Donkey Kong 64 fue otro de los lanzamientos rotundos de la marca.

Se podía conducir una bicicleta en el Excitebike, se podía soñar con el Star Wars desatascos Valencia, se podía combatir en las mismísimas entrañas de una guerra con el Contra, se podía conducir un vehículo en el Diddy Kong Racing…

Y tras el impacto que causaron, en primer lugar, los juegos de plataforma inspirados en la temática de Mario y, en segundo lugar, los juegos relativos a Zelda, con Pokémon llegó la revolución definitiva.

Standard